Aprendiendo a hablar como un hombre (sobre el concepto goffmaniano de fachada)


Compartir: facebook

Mirando Gran Torino, la última película de Clint Eastwood, encontré una escena que es un ejemplo perfecto del concepto de Erving Goffman de fachada. Se sabe, Goffman propuso como modelo de la acción social a la actuación dramática (algo más que una mera metáfora, para él). Ante la incapacidad de definir identidades por vía de la la esencia distintiva, los actores necesitamos dotarnos de signos que indiquen quiénes somos y qué intenciones tenemos en cada interacción.

En el film, que es recomendable por mucho más que la existencia de un fragmento de utilidad didáctica, Walt Kowalski (Eastwood), un veterano de la Guerra de Corea viejo y gruñón se relaciona con su vecino Thao, un adolescente oriental necesitado de una figura paterna. La película es una interesantísima indagación acerca de los prejuicios, la intolerancia y la construcción de la masculinidad, pero también -finalmente- sobre la amistad. No digo más: véanla, que vale la pena.

Ahora bien, en un momento Walt (parte de esa clase obrera norteamericana asediada, culto al trabajo manual y la masculinidad incluidos) decide ayudar a Thao a conseguir un trabajo, pero antes debe “enseñarle a hablar como un hombre”. Esa es la escena en que me quiero centrar (y que aquí dejo).

¿Qué quiere decir “hablar como un hombre”? Implica adquirir una fachada determinada, con algunos componentes particulares. Es un modo de hablar grosero y descalificante, pero aquí hay un potencial inconveniente: descalificar a otra persona puede derivar en la agresión, y lo que Thao debe aprender es cómo integrarse a un grupo, no cómo ser rechazado por él. ¿La clave? “No insultes al tipo, sólo habla sobre personas que no están en la sala”. Bateson diría que se trata de desarrollar una conducta que denote el tipo de conducta que aquí no está presente.

De lo que se trata es de los modales apropiados: ya de por sí Thao tiene un handicap negativo (es oriental y además prácticamente un adolescente) que debe compensar con un trato amable hacia las personas con las que habla (Goffman diría que debe demostrar que sus intenciones no incluyen la agresión hacia su interlocutor; “sé educado, pero no un lamebotas” le aconseja Martin, el peluquero convocado por Walt para ayudarlo) y una simulación de agresividad dirigida a personas ausentes. Más adelante -cuando llegue a un nivel de igualdad- podrá simular la agresividad hacia su interlocutor directo, pero siempre haciendo un uso hábil de los contextos. Como ejemplo de esto último, luego de dirigirse a Martin como “imbécil italiano”, “judío ladrón”, etc. (tratamiento que es totalmente admisible en la relación igualitaria que tiene con Martin), Walt debe solicitar una disculpa ritual por involucrar al peluquero en una tarea que puede exeder su relación, así que aprovecha la salida de Thao de la escena para dirigirle un más que respetuoso “Lamento mucho esto”, a lo que Martin responde -también ritualmente- “No hay problema”.

Realizado su aprendizaje, en la escena siguiente Thao se entrevista con el capataz de la obra. Antes de ingresar, Walt le da algunos últimos consejos (mirar a los ojos, dar la mano de modo firme) y complementa su apariencia con un detalle: le da un par de guantes de trabajo y le dice “Tomá, ponételos en el bolsillo de atrás”.

La entrevista trata de eso: del escrutinio del capataz Tim para averiguar si está frente a una persona que pueda asumir la identidad “trabajador de la construcción”, indagación que no se realiza sobre las habilidades del aspirante como operario, sino, justamente, sobre su fachada.

Thao pasa la prueba, ha aprendido su lección. Clint Eastwood, por su parte, nos ha dado una nueva lección a nosotros.

Algunos links:

Anuncios

1 comment so far

  1. […] (originalmente publicado en El gato y el felpudo) […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: