Archive for the ‘das neves’ Tag

Para un debate futuro


Compartir: facebook

por Romeo César

A mis oídos “universitarios”, el anuncio de la “universidad provincial” sonó desde un comienzo a un instituto de capacitación técnica y laboral de nivel terciario (no estuve errado porque acabo de oír por radio que piensan implementar 19 tecnicaturas o más). Para el gobierno provincial tendrá la ventaja de poder regir y controlar ese instituto terciario desde Fontana 50, no hay duda, con los fondos frescos aportados por las regalías petroleras de los últimos contratos.Confieso que el anuncio me hizo pensar en los Community Colleges estadounidenses. Por su nivel “pre-universitario” en los hechos, tales Colleges, han sido siempre mirados y evaluados desdeñosa y burlonamente por las universidades serias, tanto privadas como estatales, de ese país, en muchísimos casos con justa razón. Habrá que esperar entonces para ver cómo será la puesta en práctica de este instituto universitario provincial para evaluar desapasionadamente la calidad de sus títulos.

Es banal afirmar que las necesidades de una región son muchas y de muy diverso tipo. Algunas las cubren legítimamente o pueden hacerlo – con mayor o menor acierto – instituciones educativas de nivel terciario con “tecnicaturas”. Éstas se ofrecen para el corto plazo, en función de la producción, de los servicios públicos y privados, de las formas de gerenciarlos, administrarlos, darlos a conocer, etc., ya sean sociedades capitalistas neoliberales o socialistas pues para el caso es lo mismo. Y es bueno – incluso para el nivel “cuaternario” de la Universidad – diversificar las ofertas de capacitación en la Patagonia. Pero, claro, otras necesidades de la región no pueden ser satisfechas por esas instituciones terciarias y esto hay que dejarlo tajantemente afirmado.

Palpito, por otra parte, que es el primer paso para la creación de la Universidad del Virch. Quizás esta puede llegar a ser una buena noticia para mejorar en el Chubut la actual estructura de los estudios universitarios, estructura que, a mi juicio, conspira – si no queremos ponernos vendas en los ojos – contra la calidad y excelencia académica de ellos.

Por eso, creo que ni la vaga presentación hecha por el ruidoso anuncio de la creación de esa pretendida universidad provincial, ni la prepotencia acostumbrada del gobernador, ni las “acusaciones” altaneras que hizo a nuestra Universidad, han de excusarnos de hacer un debate a fondo de la nuestra, de pensar cuáles han de ser las fuentes específicas de nuestro prestigio, cuáles los criterios de inserción regional y cuál la forma universitaria de llevarla a cabo (porque hay muchas formas de insertarse, pero la universidad tiene una que es intransferible e indelegable y ha de estar clara y precisamente establecida y acordada), cuáles desafíos tenemos y queremos enfrentar ante los cambios que se están produciendo mundialmente en la manera de entender las nuevas maneras universitarias hoy, etc., etc.. Esta lista es apenas una sugerencia…

Las universidades tradicionalmente han tenido a su cargo la producción de teorías, conocimientos, métodologías y desarrollos tecnológicos “superiores”, los más confiables y de mayor fundamento y alcance teóricos, necesarios para la toma de decisiones políticas, legislativas y judiciales de última instancia en materias relativas a I+D, a la salud, al medioambiente, a la selección de la tecnología adecuada y su uso racional, a la economía, a la conformación de las estructuras mentales deseables en la población, a la inculcación de los valores para la vida en común, etc., etc., etc.. Otra vez, esta es apenas una sugerencia y quien me lea puede configurar una mejor sin lugar a dudas.

En función de ese futuro debate, tentativa y esquemáticamente insinúo algunas de las tensiones que desafían hoy a las instituciones universitarias en el mundo y que apunta a establecer una agenda para fijar equilibrios y preferencias (son lugares comunes, genéricos, y me da algo de vergüenza exponerlos, pero como poco se debate en nuestra Universidad sobre ellos, no me parece ocioso recordarlos):

  1. Garantizar excelencia de calidad internacional en sus títulos de postgrado y de grado y responder (o buscar hacerlo) a una mayor población estudiantil;
  2. Establecer procedimientos de excelencia sin menoscabo de la libertad de cátedra;
  3. Investigar cuestiones de mediano y largo plazo en temas prioritarios y dar respuesta a cuestiones científico-técnicas y sociales en el corto plazo;
  4. Combinar la excelencia de la investigación con la excelencia de la docencia;
  5. Equilibrar la formación social, política y ética con la formación e información científico-tecnológica;
  6. Conservar su autonomía sin perder el sentido de su responsabilidad ciudadana y social en el manejo racional de los dineros públicos;
  7. Mantener cierta autocracia mínima dependiendo del erario público y no público (con sus inevitables condiciones);
  8. Prestar con generosidad servicios a la comunidad sin disminuir la calidad de su enseñanza;
  9. Diversificar sus programas y oferta incluso ante una disminución presupuestaria ayudada con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación;
  10. Vincularse internacionalmente en redes y abrirse a la virtualización de sus acciones investigativas y docentes defendiendo sus peculiaridades locales;
  11. Auto-custodiar continuamente su sistema de gobierno (en cualesquiera de sus formas pues no hay una única) a fin de que éste no conspire contra su finalidad de “educación superior” de la comunidad;
  12. Etc.

La postergación de estos debates podría generar una anemia institucional difícil de calcular en un mundo universitario (o de propuestas alternativas a él, usen ellas o no ese título de prestigio) tan expansivo y sin fronteras como el actual.

He hablado demasiado… Lo dejo aquí, aun siendo consciente de que es un borrador escrito a la ligera que puede menguar mi prestigio ya bastante limado…

Anuncios

DE BATE universitario‏


Compartir: facebook

por Carlos Eduardo Padín

Me gustaría continuar el intercambio de opiniones sobre el anuncio de la universidad provincial y el efecto “hormiguero pateado” que se ha suscitado en el seno de la UNPSJB.

En primer lugar me parece útil recordar algunas definiciones del diccionario.

REACCION Acción que resiste o se opone a otra acción, obrando en sentido contrario a ella.

CORPORATIVISMO ( 2ª acepción) En un grupo o sector profesional, tendencia abusiva a la solidaridad interna y a la defensa de los intereses del cuerpo.

En este caso, la ACCIÓN estuvo a cargo del gobierno provincial y constituyo en el anuncio de su universidad y a la crítica a la UNPSJB por: a) la pérdida progresiva de alumnos y b) la escasa relación de sus carreras con la realidad productiva regional.

La REACCIÓN estuvo a cargo del Rector, sindicatos docentes y no docentes, asambleas y consejos; todos solidariamente unidos en defensa de los intereses del cuerpo universitario.

Curiosamente en un ámbito donde el discurso prevaleciente ensalza la diversidad, la amplitud de miras, el pensamiento crítico y autocrítico, se vienen decantando argumentos que rezan más o menos:

1 “La universidad provincial es mala porque nada bueno puede salir de Das Neves”
2 “Que no se metan a criticarnos porque semo lo mejor de lo mejore”
3 “Dennos toda la guita que podamos gastar, nosotros sabremos utilizarla”
4 “No tenemos ninguna obligación de rendir cuenta a la sociedad”
5 “Pa’ que vamo a rendir cuentas, si la sociedad no entiende un joraca de la uni …”

Quisiera recordar que Bersan y los otros sinvergüenzas que lo secundaron no fueron paracaidistas bosnios que cayeron una noche sobre las terrazas de Km. 4, se desarrollaron al calor del sistema mafioso clientelìstico que ha ganado los órganos de gobierno universitarios, como ha ganado la república entera.

Y aunque respeto al rector Gil por ser una persona decente y un profesional destacado, tampoco puedo olvidar que fue votado por los mismos que antes votaron y sostuvieron a Bersan, que al actual rector lo atan compromisos que le asignan un deslucido papel incumpliendo las promesas electorales de la elección directa y eliminación de las reelecciones, tampoco ha tomado las medidas que correspondían al daño ocasionado por los delincuentes.

Discrepo con Sayago, los universitarios no podemos pretender ser mejores que aquellos que permitimos que nos gobiernen, por ejemplo me parece patético el discurso del Consejo Superior cuando pretende haber sido “engañado” por Bersán que les hizo creer que las contrataciones fraudulentas que realizaba en realidad estaban dentro de la ley (ver actas sesiones publicadas). Tan responsable es el que hace como el que deja hacer, como alguna vez dijo Luther King “Tendremos que arrepentirnos no tanto de las acciones de la gente perversa sino de los pasmosos silencios de la gente buena”. No somos tan buena gente.

La caída de la matrícula es un tema alarmante, más alarmante aún es que nuestra universidad no haya sido capaz de investigarse a si misma (¿como puede ofrecer soluciones a la comunidad sino puede solucionar sus propios problemas?). Es cierto que el sistema universitario público redujo su matrícula en un 0,3% en 2005, pero nuestra universidad redujo el 9,2% en 2005 y continuó reduciendo el 11,4% en 2006 cuando el resto del sistema volvió a crecer al 0,6%.

¿Y que decir de los graduados que egresan con una proporción respecto a alumnos que es casi la mitad del resto de las UUNN?

He defendido los salarios docentes en la medida de mis posibilidades, fue de mi autoría el proyecto de resolución que resultó aprobado sobre el adicional por zona, para que luego el CS borrara con el codo lo que escribió con la mano. No obstante ello entre enero 2006 y enero 2008 obtuvimos aumentos de 51,6% para ded. exclusivas, 124,3% para semis, y 160% para simples, esto puede considerarse un gran logro gremial, no es responsabilidad de los trabajadores que la UNPSJB haya comprometido no el 99% sino el 110% de su presupuesto en sueldos.

Es un problema de desgobierno, la gestión actual “solo” empeoró esto en 20 cargos, el grueso de los desequilibrios y deudas son herencia del bersanato. NO ES CIERTO que ese desequilibrio se produjo para atender necesidades académicas, mal pueden atenderse esas necesidades nombrando personal sin presupuesto conque pagarle, así la universidad queda condenada a la mendicidad permanente (aunque gaste 35 millones de dólares) y sostengo que resulta un barril sin fondo, donde cada vez que recibe $1 gasta $1,10. Las consecuencias están a la vista.

Por último NO COINCIDO con la crítica de Das Neves sobre la escasa vinculación de las carreras con la actividad y el desarrollo regional (una sobredosis de ingenieros puede ser peligrosa para cualquier sociedad), pero sí sería necesario tener la capacidad de regular la oferta, esto significa que no todas las carreras deben permanecer abiertas de aquì a la eternidad, esto no debería afectar la estabilidad del cuerpo docente ni la formación permanente de los graduados, aunque parezca mentira es posible planear la vida universitaria.


mi mensaje anterior: Sigue leyendo

Dos argumentos (frente al anuncio de la universidad provincial)


Compartir: facebook

por Mario Murphy

Parece dificil concebir el concepto de Universidad cuando nos llega de alguien tan poco “universal” como el gobernador de Chubut cuya estrategia tiende más a atomizar, disgregar, marginar que a sumar, unir y ponerse al servicio de…

Son mucho los argumentos a esgrimir ante un anuncio carente de fundamentos académicos, mediático y altisonante como casi todo lo que llega de “nuestro” gobernador. Por ahora elijo dos :

1- La Universidad a quien el gobernador cuestiona surgió de una lucha popular que logró para la Patagonia una institución nacional cuyos egresados desarrollan su actividad acá y en el resto del pais y del exterior. Nadie puede ignorar sus falencias y lo mucho que hay que hacer para mejorarla pero seguramente no será desde el autoritarismo ni desde la improvisación demagógica. Si el sr. Das Neves fuera realmente patagónico habría analizado mejor el tema, sería más respetuoso hacia los que hicieron posible esta Universidad y hacia los que dia tras dia trabajan o estudian en ella. Un principio básico cuando hablamos de conocimiento e investigación es partir de lo que ya está, conocer el “estado de arte” y no caer en la soberbia de creer que el mundo comienza con uno…

2- Si es cierto que le preocupa la educación y el futuro de nuestros jóvenes y analizara donde radican hoy las principales falencias del sistema educativo, debería ocuparse en serio de la educación en la provincia , en particular del nivel medio y polimodal que sigue siendo una estafa para los alumnos a los que se les hace creer que están preparados para acceder al nivel superior y solo gracias al esfuerzo personal logran salvar (algunos) el abismo entre un nivel y otro. Pero, ¿qúe hizo el sr. Gobernador en este aspecto aparte de pelearse con los docentes y mostrar permanentemente su incapacidad para convivir con los que no piensan como él? Y ya no se trata de la Universidad donde por suerte no tiene injerencia, sino del sistema educativo provincial bajo su responsabilidad y la de todo el equipo de educación…

Ojalá se abra un amplio debate que permita aprovechar el despropósito de lo anunciado para volver a pensar la universidad en la región con seriedad y desde adentro, para abrir el debate a toda la comunidad como sucediera en sus comienzos.

Links relacionados:

Sobre universidades y enseñaderos


Compartir: facebook

Este texto me llegó como comentario, pero por su extensión y profundidad, me pareció más apropiado publicarlo como post. L. S.

por Sebastián Sayago

Un anuncio político es siempre importante en relación con la acción anunciada. Tan importante es que, en ocasiones, lo único que vale es el anuncio y lo demás no llega nunca. Podemos pensar en la gran cantidad de promesas incumplidas de muchos políticos o también en el apoteósico anuncio de Rodríguez Saá acerca del cese de pago de la deuda externa.

Bueno, el anuncio de la creación de la Universidad Pública del Chubut (a la que de aquí en adelante me referiré con la expresión “enseñadero”) también fue importante porque le permitió al gobernador justificar el acto político de esa creación.

Quisiera analizar brevemente y con cierta superficialidad los argumentos esgrimidos (no vale la pena hacerlo con profundidad). Retomo la noticia publicada en el sitio web del gobierno:

1) Orientación académica del enseñadero

El gobernador afirma que el enseñadero se crea para “apostar al futuro y consolidar el crecimiento económico, las posibilidades de desarrollo y la realidad productiva de la provincia”. En principio, este puede ser un argumento aceptable, en tanto se trataría de un acto político realizado con un objetivo estratégico de desarrollo socioeconómico. Se puede cuestionar, como bien hace Luis, que la orientación del enseñadero apunte al mercado, pero aceptemos que un gobierno neoliberal como este pueda llevar adelante una política supeditada al incremento del capital privado (pensemos en la cuestionable concesión del yacimiento de petróleo más rico del país a PAE).

Sin embargo, esta orientación mercantilista del enseñadero no está bien definida. El gobernador también afirma que este tendrá como objetivo formar recursos humanos para el Estado “en áreas esenciales del estado, como Salud, Educación, Seguridad Pública”, es decir, podemos pensar en carreras como medicina, enfermería, profesorados, entre otras. Solo es cuestión de definir qué se considera un área esencial del Estado.

Entonces, como primero conclusión, podemos inferir que el enseñadero estará orientado tanto hacia el mercado como hacia el Estado. Es decir, pretende ser un amplio espacio de saber en el que converjan tendencias que suelen ser contradictorias en la producción genuina de conocimiento.

2) Razones para la creación del enseñadero

Das Neves pone como razón última para la creación del enseñadero la supuesta ineficiencia de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. El enseñadero haría posible no solo que los jóvenes chubutenses puedan cursar carreras vinculadas directamente a la producción (aunque este postulado es incoherente, como dijimos) sino también que “no tengan que emigrar hacia otras ciudades del país por falta de ofertas vinculadas con las necesidades provinciales o aún peor, quedar afuera del sistema imposibilitados de recibir una formación Universitaria altamente cualificada por no contar con los recursos económicos suficientes para trasladarse”. Asume, entonces, que los jóvenes que no pueden emigrar a otras ciudades reciben una formación universitaria que no es altamente cualificada (como la que él sí puede ofrecer). Se erige en un juez capaz de evaluar la calidad académica de una universidad nacional con casi treinta años de existencia, con miles de graduado en una vasta región, con recursos humanos formados y en formación bajo estrictos estándares, con cientos de proyectos de investigación concluidos y en marcha, en fin, con una tradición académica y una masa crítica inigualable en la provincia. Me pregunto, por ejemplo, si podrá el enseñadero contar con investigadores y docentes posgraduados, que estén al tanto de los últimos avances teóricos en sus respectivas disciplinas. Difícilmente. La conformación de una masa crítica y de una tradición académica seria lleva años. No es lo mismo abrir una universidad de excelencia que abrir un quiosco.

Por último, no quisiera finalizar sin comentar que la subsistencia de la UNPSJB tiene algo de heroico. Como señala Luis, hemos sobrevivido a políticas que apuntaron a desfinanciar la universidad y a gestiones internas con escasa vocación para la planificación del desarrollo académico. Pero tenemos algo que no se compra y que, lamentablemente, se paga mal: el deseo del conocimiento. Solo así se explica que tantos docentes con sueldos magros se esfuercen por comprar libros, cursar posgrados, asistir a congresos, etc.

En fin, esto es algo que no puede entender quien crea un enseñadero.

Links relacionados:

La universidad no es pa’ cualquiera


Compartir: facebook

El gobernador de la provincia donde vivo (Mario Das Neves el gobernador, Chubut la provincia) ha anunciado hoy su decisión de crear la “Universidad Provincial del Chubut”, anuncio realizado junto a fuertes críticas para la Universidad Nacional de la Patagonia (donde trabajo).

Veamos: las críticas de Das Neves han sido que la UNPSJB no es eficiente y no da respuestas a la comunidad, que su matrícula desciende por falta de una oferta acorde a los requerimientos de la región, que los proyectos de investigación son escasos y poco relacionados con las necesidades de la provincia… Esto es parcialmente cierto, pero como toda verdad a medias, finalmente falso. La Universidad de la Patagonia no escapa a la aguda crisis de financiamiento del sistema universitario argentino (la UNAM, p.e., tiene más presupuesto que todo el sistema público del país) y lo cierto es que el gobierno provincial no ha implementado políticas que la ayuden, más allá de una que otra gestión. No ha desarrollado, p.e., líneas de asistencia a la investigación, ni siquiera en las áreas que proclama como estratégicas. Aún en ese contexto adverso se forman profesionales, se investiga y se mantiene un trabajo de conocimiento crítico y vinculado al medio.

Ahora bien ¿quién puede estar en contra de que se incrementen las opciones de estudios técnicos y profesionales en la región? Nadie, claro, la pregunta es retórica: todo proyecto que se destine a fortalecer la formación y la educación es bienvenido, en principio. Pero lo que hace ruido en el anuncio de Das Neves es que deba construir su proyecto poniéndose en contra de (en este caso, la UNPSJB) y que proponga una “universidad”. Y si vemos qué es una universidad, podemos aclarar el panorama. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: