Archive for the ‘Galloway’ Tag

Azares debordianos


Compartir: facebook

Guy Debord

Guy Debord

Eduardo Rinesi, mi director de tesis, me mandó a leer La sociedad del espectáculo para enriquecer el modelo teórico del trabajo. Confieso que -entre los muchos, demasiados, libros que esperan su turno- en mi biblioteca se encontraba desde hace tiempo la edición del clásico de Guy Debord publicada por La Marca en 1995 (que por ahí leí que es considerada la mejor traducción al castellano de un libro que tiene sus complicaciones).

Intuyo que cualquiera que se haya enfrentado a las tesis debordianas habrá sentido, a la par que la perplejidad que genera el querer asir lo que es un pensamiento en movimiento, la admiración que produce la lucidez de la anticipación. El sistema mediático-político-cultural de mediados de los sesenta es profundamente diferente del actual, pero las líneas de análisis que Debord estableció se profundizan hoy. La lógica cultural del capitalismo tardío, si bien tributaria de las potencialidades abiertas por la técnica, requiere una explicación política y social, no meramente instrumental: “no es el espectáculo el producto necesario del desarrollo técnico considerado como desarrolllo natural. La sociedad del espectáculo es, por el contrario, la forma que elige su propio contenido técnico” (tesis 24). Esta tesis confluye con el actual acento en las investigaciones sobre la web en el concepto de ensamblaje sociotécnico, donde el componente técnico, o arquitectura técnica, es permanentemente redefinido por sus usuarios, que vuelven efectivas algunas de las potencialidades implícitas en él, mientras que desechan otras.

En fin, como siempre, una buena lectura induce a ampliar las referencias. Así que hice algunas búsquedas con resultados más que felices. Indagando acerca de Debord me enteré de que era un gran jugador de ajedrez (como Duchamp, habría que establecer algunas conexiones) y que había creado un juego llamado Kriegspiel, un juego de guerra del que se sentía particularmente orgulloso. En 1987 (Debord murió en 1994) el filósofo y su esposa lanzaron una edición en cartón del juego, acompañado de un libro con estudios sobre las estrategias posibles de desplegar en el mismo. Lo curioso es que Debord, que había renegado públicamente de las ataduras del copyright, parecía tener una conducta algo más conservadora en lo que hacía a su obra (la correspondencia entre el autor de La sociedad del espectáculo, su editor francés y la editorial española Catellote, a propósito de lo que parecía iba a ser la primera edición en castellano del libro, además de recomendable por lo hilarante, es una muestra de ello) y su viuda, aún más. Cuestión que en mayo de este año el desarrollador de software, artista y crítico cultural Alexander Galloway decidió hacer una suerte de homenaje a Debord y lanzar una versión virtual del juego, con el mismo nombre: Kriegspiel, y recibió como respuesta una amenaza de acciones legales por parte de la viuda, si no se quitaba inmediatamente de Internet. Parece que la demanda no prosperó, porque el juego puede bajarse aún de modo gratuito.

El Kriegspiel de Galloway

El Kriegspiel de Galloway

Y como una cosa lleva a la otra, después de deleitarme con los dimes y diretes de esta historia, empecé a bucear tras Galloway, con dos hallazgos: la revista Artnodes, revista sobre arte/ciencia/tecnología de la Universidad Oberta de Catalunya, bella e interesantísima publicación. Y en ella, en su número 7 (último hasta la fecha en que escribo este post) un artículo de Galloway: “Acción del juego, cuatro momentos”, donde se anima a intentar una hermenéutica de los videojuegos, en la que utiliza la distinción  entre actos diegéticos y extradiegéticos, que toma prestada con elegancia y originalidad de los estudios literarios. Más que recomendable.

Algunos links:

Nota: en Youtube se puede ver completa (en varios fragmentos) la película que Debord hizo en 1973 sobre el libro. Hay varias versiones, una con audio original francés y subtítulos en español.

A %d blogueros les gusta esto: