Archive for the ‘Singer’ Tag

La ingenuidad del otro


Compartir: facebook

Peter Singer, mirando para otro lado

Peter Singer, mirando para otro lado

La Revista Ñ publicó en su última edición una entrevista al filósofo Peter Singer, quien a juicio de la revista Time parece que es una de las cien personas más influyentes del planeta. Singer defiende los derechos de los animales, desde una filosofía utilitarista inspirada en iniciadores de esta corriente anglosajona.

Todo suena bastante bien y políticamente correcto, ya que se trata, dice Singer, “simplemente de permitir la libertad de pensamiento y expresión más amplia posible”. Ahora bien, en un tramo de la entrevista Singer se despacha en contra de los postestructuralistas que son, a su juicio, bastante ingenuos y “su rechazo de la verdad objetiva me recuerda al tipo de argumentos que esgrimen algunos estudiantes universitarios de primero o segundo año”. No creo que filósofos como Derrida o Deleuze necesiten que yo los defienda, pero la verdad es que el descaro de Singer es bastante molesto, y de hecho, inconsecuente.

Veamos por ejemplo su posición de permitir cualquier tipo de idea, ya que “aún si una afirmación es absurda, como negar el Holocausto, deberíamos proveer la prueba que la refute y no encarcelar a quien la sostiene”. Uno puede apoyar algo así en una charla de café, pero a poco de reflexionar sobre el tema, se vuelve insostenible. Hay algún tipo de vínculo entre las ideas y las acciones y si bien no hay obstáculos a la expresión de cualquier interpretación sobre un hecho histórico (si existió, o no, o si fue de tal o cuál manera, y esto incluye el Holocausto), la cosa cambia de color cuando pasamos a ideas que defienden estilos de vida específicos. Toda cultura empíricamente existente proscribe algunas ideas. Por ejemplo la idea de que los niños no son totalmente humanos, o son simplemente débiles y por eso pueden ser sometidos sexualmente, es una idea considerada aberrante por nuestra sociedad, y su expresión es condenada (encarcelamos a quien la sostiene, diría Singer). Si me preguntan, diré que -efectivamente- ese tipo de ideas no son admisibles y deben ser perseguidas. Por supuesto, qué ideas en concreto son inadmisibles en una sociedad y un momento dados, es históricamente variable. Pero la posibilidad de que no exista ese límite es una ingenuidad (ni siquiera admisible en estudiantes de primero o segundo año), y debo decir de un tipo en el que no caería un poststructuralista.

Pero el colmo de la ingenuidad singeriniana viene dado con su propuesta de que la solución a la pobreza en el mundo es “más y mejor ayuda”. No es que sea directamente condenable incrementar la ayuda de las naciones ricas a las pobres, pero resulta obvio (al menos para un argentino) que la situación de las naciones pobres tiene al menos tres componentes: falta de ayuda (está bien), incompetencias propias, pero también políticas globales que dificultan el desarrollo de los países pobres. De haber una solución, no será que las actuales United Fruits donen un par de dólares más de sus ganancias para los pobres del Tercer Mundo. Sostener lo contrario (como hace petulantemente Singer), si no es ingenuidad, cae directamente en el cinismo.

A %d blogueros les gusta esto: